2010 en cifras

250 litros de alcohol tuvo que metabolizar mi hígado para seguir funcionando este año.
1280 veces dije “me cago en Dios”.
348 escupitajos en la vía pública.
2500 detenciones en los retenes meridanos por mi “aspecto sospechoso”.
8,280 horas (aproximadamente) pasé en internet este año.
15 solicitudes de empleo y currículums envié por correo electrónico y ninguno tuvo un “acuse de recibo”, mucho menos me dieron trabajo (luego encontré un trabajo cool y dejé de enviar las solicitudes de empleo).
3 veces fui a la Facultad de Antropología a perder mi tiempo por jodederas del servicio social.
450 encuentros sexuales en los que participé, de los cuales 439 fueron con mi mano, 8 con prostitutas y 3 no recuerdo exactamente.
13 noches gritando en la vía pública que los ornitorrincos eran los animales más tiernos de la galaxia.
6789 veces dije que Padma Lakshmi es la mujer más sensual.
6790 veces dije que Salman Rushdie es mi ídolo por ser así de feo y haberse echado a Padma.
12,992 Tweets (y contando) de los cuales 4387 incluyen la frase “estoy pedo”, y la palabra “sexo” aparece 15,800 veces (ignoro las causas).
1 serpiente pasó por mi vida y se fue.
86 veces dije que quería un xoloescuintle más que a nada en este mundo.
85 veces me retracté de lo anterior cuando recordé que los perros cagan… por todos lados… y apesta… mucho.
9 veces vi la película de Watchmen este año.
151 veces maldije a mi mala digestión por el estreñimiento.
150 veces maldije a mi mala digestión y a la gastritis.
51 domingos molesté a mi abuela.
190 horas pasé en el hospital cuidando a mi abuelo después de su infarto. Por ¿suerte? no se murió, pero ya no puede tomar cerveza (dudo de que a eso se le pueda llamar vida).
18 veces pensé en hacerme la vasectomía.
1 orgía en la que participé. Estuvo tan buena que la próxima vez invitaremos mujeres y no solo cabras.
8 cortes de pelo fueron a los que me sometí este año.
45 fantasías sexuales que no cumplí, incluyendo vestirme de Java de Hutt y participar en la nueva versión porno de Star Wars.
180 alka seltzers me aliviaron la resaca.
15 pastillas de omeprazol me aliviaron la gastritis.
1 enfermedad pero 4 días en cama y 12 días enfermo.
2 choques, por caprichos del destino en ninguno estaba pedo.
9 veces insulté a un policía en su cara.
1200 insultos contra los policías.
276 veces me dijeron que era un hipster.
300 veces reconocí que a este país le va a llevar la verga.
28 veces dije que el futuro de México está en el crimen organizado, aunque no nos guste.
5 intentos fallidos de pasar Mario Bros 3 sin usar la flautita y no lo logré.
2 presentaciones del libro de Maik.
3 amenazas de detención por orinar en la vía pública.

365 días me la pasé a toda madre… (y contando).

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Resumen de Xmatkuil 2010

A continuación, diré lo que vi en xmatkuil este año:

una mujer con cuerpo de uva (por redonda y morada) tocándole las nalgas a un señor vestido de ranchero, la peculiaridad no estuvo en que una mujer tome la iniciativa hacia un hombre, lo que me llamó la atención fue que el ranchero acusó a la mujer con su esposa y se desencadenó una pelea de gatas. Habían toros con las pelotas del tamaño del cráneo de un recién nacido y chivos que olían a lo que mi aliento los domingos por la mañana. Bandas musicales numerosas haciendo sonidos metálicos. Coreografías de pasito duranguense que emulan cortar el cesped sin dejar de saltar como un imbécil. Tazas con formas de teta y tetas con forma de taza. Recibí un bofetón porque intenté echar café en una teta con forma de taza, creyendo que era lo contrario. Trucos bromas y vaciladas: cojines pedorros, telescopios con pintura que se secan a la tercera usada, bombas apestosas que no huelen peor que mi tía la que se suicidó cuando la encontramos, trozos de mierda artificiales que se parecen a los que mi roomie guarda en su cuarto. Comida: panes de nata, gorditas y perros calientes baratos, salsa de habanero hiperpicantes que siempre recuerdo que existían hasta después de habérmela comido. Minifaldas pequeñas en maniquíes y minifaldas pequeñas en muchachas adolescentes no tan pequeñas que me la ponían grande. Litros y litros de cerveza. Un chou cursilísimo en el castillo de cocacola que ahora parece antro gay. Cartitas de agradecimiento al gobierno de estado. Policías con perros arrastrados por perros (el fenómeno metapoliciaco). Yucatecos pasivos que no se empujaban unos a otros salvo que fueran de fuera. Había también una mujer que anunciaba leche que promovía las quesadillas y malteadas elaboradas con leche fresca, estaba chaparriculitetona vestía de blanco, por un momento casi olvidé mi intolerancia a la lactosa. Xmatkuil ya tiene internet inalámbrico, repito, Xmatkuil ya tienen internet inalámbrico. Una pelea de Many el Pacman Pacquiao quien como siempre le partió la madre a quién sabe cuantos mexicanos antes del desayuno para no perder la forma y romperle la madre a algunos más. También vio otra pelea donde Many el Pacman Pacquiao hizo lo mismo. Más cerveza. Pero esta vez caliente. Nunca en ningún evento público había rechazado una cerveza, siempre están más frías que mis oportunidades de ligar en la noche, pero en esta ocasión yo estaba más sabroso que ese tarro desechable que quisieron servirme para hacerme sentir mejor. También habían travestis, muchos travestis, paseaban a sus perros. El niño de dos cabezas regresó este año también pero ya le llegó la pubertad, los gemelos acostados no pueden combatir contra las erecciones dispares… y algunas otras pendejadas más.

Ya no hay freaks, maldigo a derechos humanos por ello.
Este año tampoco pude ligarme a la mujer serpiente. Creo que ya es una cuestión personal, nunca debí esperarla a la salida y proponerle que nos fugáramos ella con su vestido de serpiente y yo con una maleta llena de ratas. Debí hacerle un poco de caso cuando la mujer serpiente me dijo “mira, chico, soy una mujer mayor, ya tengo cincuenta y siete años, no es que no me parezcas atractivo pero no eres lo que estoy buscando” y le ofrecí un ratón y no lo aceptó. Seguro por eso me sacaron de puesto de freaks.

No tiene nada de malo que un hombre se enamore de un freak. Todos nuestros gobernantes han sido casados. Nadie juzga a sus esposas o esposos. Aunque no suelen secuestrarlos y hacer un ritual para cortarle la cabeza. Pero era broma… en fin… debo recordar que la próxima vez que vaya a Xmatkuil, si me dejan pasar, no debo golpear a ningún policía para llevarme el carro de la mujer serpiente.

ADVERTENCIA para los yucatecos:
Otra cosa: si se les acerca un niño y alega que está perdido no lo toquen, es parte de una banda perversa de homosexuales fuereños y negros que quieren hacer que la gente deje de ir al carnaval, así que mandan al niño con ojos llorosos para que los borrachos lo lleven a la “cabina de sonido” el niño está recubierto con polvo de influenza porcina: es altamente contagioso. Y la “cabina de sonido” es un cuartito donde los homosexuales fuereños y negros golpean a la gente yucateca bien portada, la asaltan y le inyectan sida con una jeringa oxidada.
Son muy peligrosos, sus denuncias pueden hacerlas con la policía municipal todos los sábados ocho de noviembre de nueve de la mañana a once de la mañana.

Después de todo lo que sucedió, lo que menos quiero es ver un policía. Menos uno con perro. Menos un con perro, niño, mujer serpiente, paquete de tachas, quesadillas y banda de metales.

Es decir: lo mismo que todos los pinches años, pero cada vez más pinche feo y yo cada vez más viejo.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto