Buena onda los infras!

Me piteé (¿pitié?).
Subí mi ponencia al blog de wordpress sin pretención realmente. Bueno, si con alguna pretención.
Es una ponencia que nunca se iba a publicar en Andanzas y Tripulaciones porque no soy tan científico como se espera de un sujeto que ha estudiado un par de años en la Universidad de Ciencias Antropológicas.

…abro cita…
Lo que pasa es que a muchos estudiantes de letras se les ha olvidado que no sólo estudiamos ciencias sociales, sino humanidades. Por ende no necesitamos una metodología esquemática con tanta objetivación.
No hablo de sublimar lo humanístico, ni nada de eso.
Sólo considero que es demasiado “pasadodehuevos” ver que todos los artículos en aquella revista estudiantil están escritos igual. Yo comprendo las reglas del ensayo, pero eso no justifica la falta de originalidad en los lenguajes de redacción. El estilo en los ensayos debe ser directo, pero no aburrido.
En aquel congreso de Puebla escuché algún comentario sobre mi persona y mi ponencia. Algo así como “El bufoncito de los congresos”. Me dieron ganas de contestarle PERO LA GENTE NO SE ESTABA DURMIENDO EN MI PONENCIA.
El problema de las escuelas de humanidades (en general) es que a muchos se les está olvidando que también somos humanos y que nunca seremos científicos de ciencias duras.

cierro cita.… Yo, algún día de 200X

Bueno, pero lo que iba a decir es que ESTOY LINKEADO EN LA PÁGINA PRINCIPAL DEL MOVIMIENTO INFRA!!!!
Eso es pura buena onda “chevy”. Lo que me lleva a pensar, puesto que los de aquella revista en la que nunca seré publicado dedican páginas y páginas de su prosa esteril a autores muertos, creo que deben esforzarse por ser menos estudiosos y un poco más estudiantes. O lo que sea que haya querido decir. El caso es que larga “muerte dentro de la vida y vida dentro de la muerte” a aquel movimiento que le mentó con ganas su pinche madre a Octavio Paz (ado).

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto

Anuncios

El ocio

Estoy haciéndome imbecil (lo cual no me sale muy mal) para no ir a leer los materiales de la clase de Igor Ayora. Así que he decidido darle una pequeña manita de gato a este blog, pa’ que se vea mas nais. Ya lleva como uno o dos años de vida y sólo ha gozado de dos pieles.
Realmente me gusta mucho la que tiene ahora, nomás corregiré algunos detallitos, añadiré más monerías (como la herramientita que tiene el compañero de Letras Obscuras donde ve de donde son los visitantes), Mover algunos links, cambiar otros. En fin los webrings se amplían y algunas amistades se hacen menos efímeras con ayuda de la red.

Por cierto: YA ABRÍ UNA CUENTA EN WORDPRESS, sólo debo admitir que el WordPress es genial!! muchas más plantillas, más editables e interesantes. No abandonaré éste, creo que tendré los dos, tal vez uno podría servir para faroleces mas académicas, como por ejemplo contribuír al mejor desarrollo de los desarraigos poscoloniales y este para echar mis roñas. No importa, wordpress está rebonito (y es mas rápido que el blogger)…

Por cierto visiten la Red literaria del sureste, ya cambiaron de imagen y quedó chingona. Y también pueden darse una vuelta por el (también renovado) Pastiche literario
del carnal Iván Vázquez geniales texos.
Y las últimas recomendaciones, parece que nos pusimos de acuerdo pero esta semana se habló de la marcha en contra de lo emo en distintos blogs: en Letras Obscuras, en Ego Sum Qui (por cierto, ¿Alguien sabe lo que significa?) y (obviamente) Aquí. Es interesante ver como la formación humanista nos permite un racismo éticamente correcto.

M.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Ah chingá chingá

Ah chingá chingá… ¿y el helado de limón?
Ora si que estos congresos me han dejado mas malas experiencias que experiencias reconfortantes que tal vez algún día le daré a conocer a los nietos de mi hermanito (no tendré propios, respecto a la reproducción opino pura roña).
Para empezar, no es mi problema que Galaxia esté muy contenta por la organización del congreso, tampoco es mi problema que la universidad se encuentre en una especie de reestructuración debido a la cual no puede darse el lujo de gastar los miles y millones de pesos que podría gastar la UANL respecto a un cogreso. Mucho menos es mi problema que todos se encuentren demasiado estresados (como la vez en la que Falo leyó su ponencia para los toluqueños).
De hecho, que bueno que Galaxia esté contenta y alegre, los últimos días antes del inicio de este encuentro estuvo bastante neuras (la comprendería, pero no logro hacerlo), la universidad ha tenido una serie de problemas derivados de la construcción del campus de ciencias sociales y del campo deportivo y además de la reconstrucción de la biblioteca que se está cayendo. Y los estresados nomás fue para tener tres razones de queja porque todos están mas borrachos que estresados.
Pero que no chinguen, ¿para qué me sirve el congreso en yucatán? digo, está bien, no habrá que pagar ningún gasto fuera de las borracheras extra que te quieras poner, pero ¡congreso es borrachera! ¿de qué me sirve emborracharme si tengo que llegar a mi casa, donde mi jefa estará esperándome con el rodillo en la mano y mirándome inquisidoramente diciéndome “sóplame”? Además, ¿para que sirve que yo escuche a los alumnos de otras universidades en sus divagaciones que van entre borrachera y sobriedad si no estamos iguales?
Los congresos son como las olimpiadas y en las olimpiadas siempre se procura que se tenga un ambiente de igualdad ¿Porqué entonces no nos ponemos todos bien pedotes?
Espero que para la próxima, en el congreso de Puebla, todos los compas extrarrealistas nos vayamos por nuestros pedos y para ponernos pedos.
Y cuando eso suceda decir “que chingue a su madre martita sagún”
Tal vez sería una buena opción llevar el congreso a una localidad del estado que lo organiza, así todos tienen que dormir (alhuevo) en una especie de aquelarre y los que somos sede (aunque no estamos muy contentos de serlo) podamos andar igual que los demás.
otro punto en contra de utilizar a puebloquieto como sede de los congresos está en que mientras los hospitalarios chilangos nos reciben con los brazos, los oxxos y la venta de chelas las veinticuatro horas, aquí no llegamos ni a 12 horas de venta de alcoholes. NO CHINGUEN!! Y luego el único lugar que tienen para ir a chelear es la quilla, donde el que no se rebela no chupa y el que no chupa no es de izquierda y el que no es de izquierda no es aceptado en el walt disney de Karin.
Mejor vayámonos con el congreso a chupar para otro lado, que para eso se hacen, las ponencias es secundario.

Por cierto: Un éxito mi ponencia sobre el infrarrealismo.

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Kac (que no kk) miusic auords 07

Kac miusic auords 07

Entre chacota y entre que si es verdad, descubrí que puedo hacer una especie de recuento farolesco de los hallazgos musicales, literarios entre otras cosas que he hecho este año. Después de todo no pasa un año sin que uno se encuentre con algún estilo particular e interesante, de esos que suele querer compartir con los compas (hace algunos ayeres fue cuando le di a Majo el Unplugged de Eric Clapton).

Como cuando Eduviges descargó en mi comp. Bastantísimo material de los prisioneros, realmente solo conocía tren al sur, pero tantos discos como los de viña del mar, etcétera fueron una experiencia agradable (no quiero usar la palabra sublime porque realmente no fue lo sublime) pero los prisioneros si fueron una revelación para mí. Aunque no vengo precisamente a hablar de los prisioneros. Gracias a la red de redes uno tiene oídos efímeros a las propuestas que llegan por los callejones de la banda ancha hasta nuestras retorcidas mentes. El hecho de que uno logre escuchar más de tres veces uno de los tantos discos que ocupan cincuenta de los ochenta gigas (lo digo en el caso de las compus no aburguesadas con más gigas) representa para el autor, una especie de halago que jamás llegará hasta él. Muchas veces está más preocupado por vender una copia más en lugar de que la pinche red le desmadre su carrera. Aunque creo que le desmadra las ventas y no la carrera.

Como sea, siempre me ando por las ramas haciéndome pajuelas sin aterrizar en nada concreto. A lo que iba es que entre tanta bola de música que tenemos en la compu, tenemos una hermosa tendencia a olvidar (jamás borrar) algunos discos que no nos agradaron del todo, alegando que algún día los volveremos a escuchar. Y tenemos la lista de discos favoritos, la cual faroleamos (algunos) como si fuera nuestro superreto 2007. Escuchar doscientos discos en un año y tararear coherentemente todos y cada uno de ellos en cualquier reunión o peda donde se pueda farolear respecto a la música. Sin embargo, me mantengo firme, hay discos que escuchamos muchas veces más. Muchísimas. Como supongo es para Duviges la Almendra (o no recuerdo como se llama) de Espineta. O como los discos de Lila para Vazquez ó hasta la rola esa de las flores para Yas (insértense mis reservas hacia los Tacvbos) De los gustos de Majo prefiero no hablar, porque sólo se que le gustan los bicles, si digo alguno al chingatazo seguramente se molestará conmigo. Y de los gustos de cualquier otro cabrón de los que leen éste blog, se que a Joaquín Peón le gusta Silvio Rodríguez (como a todos). Se que al abogangster le gusta la trova yucateca (sobre todo si tiene letras de Mediz Bolio [vaca inmunda/ sube a la montaña para ver si te haces hombrecito. Atte. Manelic y Mantilla])

Pero se que a todos aquel que en este momento esté echando ojos le gusta Pink Floyd, simplemente porque a todos les gusta Pink Floyd y la persona que diga que no le gusta es porque no lo ha escuchado bien o tal vez porque no ha visto el espectáculo láser o porque jamás se ha puesto hasta la madre frente a una computadora con una lista de reproducción que junte a Roger Waters (aunque Pink Floyd es mucho más que sólo él) y Jim Morrison. Me volví a desviar.

Lo que quería decir es que poco a poco uno va forjándose una lista de chingaderas favoritas y luego hace una suma de sus gustos ocasionales, efímeros y permanentes. Con eso crea una especie de carta de presentación. Cuando no hay nada mejor para hablar siempre surgen tarareos de canciones clásicas y comunes en las listas de chingaderas. No conozco a nadie que desprecie una buena rola de José Alfredo. Aunque la mayoría sólo conozcan al rey. Entonces yo digo: CHINGUEN A SU MADRE TODOS. Pongámonos hasta la madre y a cantar como hicimos en el camión en el que nos fuimos a Pueblétaro.

Desde Jara hasta White Stripes, sin olvidar tantas cosas que se quedan en el camino. Y entre esa bola de chingaderas me he encontrado a una especie de gitana que es también gringa, pero que también tiene de francesa y muchísimas cosas raras, con un disco absolutamente hermoso. Siempre les digo que se los voy a rolar, pero no sirve mi quemador (campana de cidis mirándome desde su rincón con mucho desdén). Lo subí a uno de esos servidores buena onda para que lo puedan descargar: Gipsy in my soul de Connie Evingson (hasta ahora el disco más hermoso que he escuchado en 2007, lo que fue el año pasado el Soliluna de Magos Herrera)

Clic aquí para descargar!!!!!!

M.


Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Majo.

En un cuento de mi compañero de armas y gran amigo personal, el escritor Iván Vázquez, aparezco discutiendo al fondo de un autobús con una sujeta llamada Majo.
Hablamos de lo feo que es Tabasco, y es que Tabasco realmente no es otra cosa más que un pueblote y (debemos admitirlo) bastante feo. Villahermosa tiene de hermosa lo que Yucatán tiene de terremotos (algo se rescata en el sur).
Lo importante no es lo horrible que resulta Tabasco para el ojo del buen cubero (y también del malo) lo importante es la descripción del lazo que hace Vázquez en el vínculo entre yo y majo.
Y creo que tiene mucha razón al notar que es interesante, es hostilidad cariñosa, pero a la vez hay una especie de contraposición de temperamentos. Y mientras ella se impone yo soy chingaquedito y mientras yo la chingo por debajo ella intenta aplastarme con su enorme mano de hierro, entonces yo esquivo y golpeo su abdómen y ella lanza una bocanada de saliva para que yo ceda ante la humedad y entonces le tiro un par de flemas a los ojos, y me golpea, la golpeo, nos pateamos y la pateo.
entonces nos damos cuenta de que somos amigo. Nos damos un abrazos. Pero después también nos damos cuenta de que somos amigos y nos parecemos agradables, aunque al mismo tiempo nos provocamos una mutua repulsión, entonces nos empujamos de nuevo y los zapes y madrazos comienzan de nuevo. Con su respectivo círculo ¿vicioso? No lo creo.
La hostilidad que hay entre Majo y yo a veces es de lo más divertido y también creo que es demasiado constructivo para ambos, el hecho de no querer nunca darnos la razón es divertido.
Me resulta atinado decir que somos una especie de amistad que debe estar en algún relato como ha hecho Vázquez, después de todo una amistad basada en un odio mutuo que repercute en un cariño masoquista es bastante extraño… y ahora recuerdo que me debe dinero.
Para varia habrá mas palizas y más gritos, como siempre, y que importa, lo mejor de las amistades es cuando puedes mentar madres y tomar cerveza y comer una pizza de alejandros a la luz de una película de Gudy Allen o Mister Bin. Recuerdo aquellos tiempos en que todos íbamos a la duvicueva a arranarnos por las tardes, ahora somos universitarios “ocupados”.

Ahora recuerdo otra cosa que iba a tratar en este momento. Al principio de éste post, utilicé la palabra escritor para hacer referencia a mi amigo y compañero de armas Iván Vázquez. Me di el lujo de colocar dicho sustantivo antes de su nombre, tanto como para hacer una pequeña referencia a un oficio que se ha dado a desarrollar (aunque realmente literariamente todos avancemos a paso de lelo), pero a su vez fue un pequeño albur y alegoría a una actitud que otros compañeros que han olvidado que me odiaban, llevan a la práctica. Me refiero al difunto centro… o cualquier otra agrupación parecida, en la cual sus miembros se dedican a llamar escritores a cualquiero otro pelele que les haya dicho “lo haces re-bonito” y al que ellos le puedan decir “tu no lo haces tan bonito, pero yo te daré un premio y te haré mejorar”. Sólo me mofaba un poco.

* Iván sabes que si seguimos escribiendo como se pueda, saldremos de éste pueblucho en menos de lo que canta de nuevo Pavarotti.

Majo… sin palabras, ve a leer a alguna vaca.

Y todos los demás, no se les olviden sus columnas.

Lectores y estimado público… les recomiendo escuchar el disco “El 33 de éste mes” de Arturo Meza.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto