5 consejos para irse de juerga

… y no morir en el intento

Como parte de mi servicio a la comunidad he decidido darles una serie de consejos que pueden ayudar a ponerse una borrachera épica, una resaca leve y, lo más importante, gastar poco dinero.

1. No cenar.

La comida es la principal causa de sobriedad en el 90% de las reuniones. Según un estudio realizado por la universidad de Tazmania, las personas que cenan tienen 60% menos probabilidad de acabar tiradas en la banqueta. Eso se debe a que el estómago y el hígado se entretienen metabolizando pendejadas y no se concentran en lo que realmente importa: alcohol.
El único problema: vas camino a la úlcera.
Ventaja competitiva: no gastas dinero en cosas que terminarás vomitando.
Nivel: guerrero.

2. Combinar alcoholes

El mito dice: “si no quieres que se suba rápido, no combines alcoholes”. Pero si estás leyendo es porque quieres aumentar tu consumo (pero no tu rendimiento). Cuando estés en una reunión-fiesta-peda-combebencia, la máxima que debe regir tus actos debe ser “alcohol es alcohol”. No te pongas conservador y experimenta: si es muppet, cachaça, ron seco, vino tinto o alcohol de curación debe importarte lo menos posible.
Tip: si es barato es mejor.
Consejo adicional: si es gratis es perfecto.
El único problema: no quiero ser tu cabeza durante la resaca.
Ventaja competitiva: siempre encontrarás qué tomar.
Nivel: cosaco.

3. Mujer sola. Mejor pregunta.

Si estás borracheando y te da por convertirte en el mil amores, ten cuidado por dónde “pisas”. Si ves un grupo de mujeres solas lo más seguro es que estén conspirando para conquistar al mundo o sean un grupo del congreso internacional de cirujanas plásticas divorciadas que están buscando una nueva manera de despanzurrar borregos e implantarle la lana a los hombres.

El riesgo aumenta si es una mujer sola. Nunca sabes si la mujer verdaderamente está tomándose un trago o es un travesti o, lo que sucede seguido, es la novia del mesero. En el último caso lo mejor es alejarse. Si algo debiste aprender en Jerry Seinfeld es a nunca pelear con quienes manejan tu comida. Nadie quiere que le sirvan un tequila con vello púbico.
Tip adicional: lleva condones y deja tu tarjeta de crédito en casa.
Ventaja competitiva: una noche loca no le hace daño a nadie.
Nivel: Mauricio Garcés.

4. Cuidado con el perro.

A estas alturas de la civilización debemos reconocer un hecho evidente: manejas pedo. No soy tu mamá ni tu niñera para decir que no lo hagas, que te puedes matar o que puedes matar a alguien.
Por trágico que suene: el mayor riesgo para el borracho al volante no es accidentarse, es la policía. Los retenes abundan en todas las ciudades de México y en lugar de proteger a la población se convierten en un peligro. Lo mejor que puedes hacer es seguir vía twitter a algún servicio de detección de retenes, en Yucatán está @retenesmerida y en el DF está @AntiAADF.

Si se hizo inevitable y te detuvieron en el retén siempre podrás aplicar la frase “es que acabo de cenar y me tomé dos cervezas”. Si no funciona, lo mejor es no bajar la cartera del auto, alegar que sólo tienes treinta pesos y dejárselos al policía, cuando te miren con odio le dices “es que soy estudiante y mi mamá me va a regañar”.
Tip: si tu auto es de los que pagan tenencia el nivel de efectividad se reduce.
Ventaja competitiva: no dormirás en los separos.
Nivel: encantador de perros.

5. Lidiando con las lagunas mentales.

Gracias al facebook siempre podrás saber con quién te agarraste a madrazos, a cuántas exnovias les llamaste. Lo que no siempre es fácil de recordar es dónde estás, por eso, una gran técnica es hacer check in en Foursquare, no importa dónde te encuentres, siempre podrás usar un lugar de referencia. Y así recordar dónde estás.
Tip: si despiertas porque tienes frío y cuando abres los ojos estás en una tina con hielos ni le muevas, ya te llevó la chingada.
Ventaja competitiva: tal vez podrás ayudar a desmantelar una red de tráfico de órganos. Lástima que no podrás verlo.
Nivel: Hey ¿dónde está mi auto?

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto