Cumpleaños

Hoy es el cumpleaños de Woody Allen. También hay otras conmemoraciones menos importantes, algo sobre el SIDA y algo sobre niños golpeados en Sudamérica y otra chingadera sobre la trata de órganos y más muertos en el norte del país.
Pero lo que importa es lo de Woody Allen, es uno de esos pocos genios que aún no llegan a cagarme la madre por repetirse una y otra y otra y otra vez. Definitivamente entrañable ese judío neoyorquino neurótico semiandropausico. Y ya. De los pocos cineastas que no me hartan y de los pocos hacedores de películas que no necesitan poner escenas de sexo ni balazos para atrapar mi atención.

Recomiendo leer el artículo “Woody Allen”, de Rodrigo Fresán en Letras Libres.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Las toallas (Douglas Adams)

La Guía del autoestopista galáctico tiene varias cosas que decir respecto a las toallas.

Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia.

Y lo que es más importante: una toalla tiene un enorme valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autoestopista) descubre que un autoestopista lleva su toalla consigo, automáticamente supondrá que también está en posesión de cepillo de dientes, toallita para lavarse la cara, jabón, lata de galletas, frasca, brújula, mapa, rollo de cordel, rociador contra los mosquitos, ropa de lluvia, traje espacial, etc. Además, el estraj prestará con mucho gusto al autoestopista cualquiera de dichos artículos o una docena más que el autoestopista haya «perdido» por accidente. Lo que el estraj pensará, es que cualquier hombre que haga autoestop a todo lo largo y ancho de la galaxia, pasando calamidades, divirtiéndose en los barrios bajos, luchando contra adversidades tremendas, saliendo sano y salvo de todo ello, y sabiendo todavía dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta.

(Douglas Adams, Guía del autoestopista galáctico)
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Nueva (antepenúltima) novela de Roberto Bolaño

al parecer ya saldrá la, por fin, última novela de Bolaño (pero que realmente es la antepenúltima). Aunque igual y es otra estratagema de Jorge Herralde y en 2012 saldrá la última última última novela de Bolaño llamada algo parecido a “Madrugada del fin del mundo”… la nota solo me hace pensar que la mayoría de los grandes escritores es como un iceberg: lo importante está en lo que no se publica.
Dice la nota en El País:

Nuevas noticias desde el planeta Bolaño: un título tan rocambolesco y misterioso como Los sinsabores del verdadero policía viene a remover en sus asientos a la legión de incondicionales del escritor (Santiago de Chile, 1953-Barcelona, 2003). Se trata de una nueva novela que llegará a las librerías en enero y que, ahora mismo, recibe los útimos retoques en Anagrama, editorial que gestiona los títulos del escritor en español. Aún se cuadran detalles del contenido; la última palabra la tiene su esposa, Carolina, madre de los dos hijos del escritor.

Las cerca de 300 páginas del libro conforman una obra que su autor dejó inacabada en las carpetas de su ordenador al morir, y que se pueden seguir como el origen de 2666, su obra mayor. A través de estos escritos se trazan los perfiles de personajes como Von Archimboldi, el enigmático escritor alemán, o Amalfitano, pero también aparecen personajes de otras novelas del autor de Los detectives salvajes.

Los sinsabores del verdadero policía permite seguir toda su literatura a través de un juego de voces, aseguran los que han tenido acceso al texto. Los seguidores de Bolaño encontrarán en estas páginas temas recurrentes como el destino, el exilio, el amor o la literatura. Una parte, posiblemente el 50% del texto, se encontraba en el ordenador; el resto había sido pasado a máquina de escribir con correcciones del autor anotadas en los bordes. Roberto Bolaño empezó a publicar tan tarde y la muerte le alcanzó tan rápido que no llegó a ver editado 2666, publicado un año después de su fallecimiento.

Muchos de sus apuntes sobre sus obras fueron escritos a mano y luego guardados en carpetas o almacenados en el ordenador. Los sinsabores del verdadero policía, procedente de ese archivo, no es el primero ni será el último de sus inéditos. Hace unos meses, Anagrama recuperaba también El Tercer Reich, una novela inédita, escrita en 1989 y en la que el autor despliega algunos de sus temas recurrentes, como las extrañas formas del nazismo.

Jorge Herralde, que ayer participaba en las jornadas que sobre la obra de Bolaño tienen lugar esta semana en Casa de América de Madrid, aseguró que prefería no hacer demasiadas declaraciones hasta que la obra llegue a las librerías, aunque no eludió emitir un juicio que, a buen seguro, pondrá los dientes largos a los seguidores del escritor chileno: “La calidad de este nuevo libro es prodigiosa y sin lugar a dudas está a la altura de 2666”. Junto al mercado en español, el libro se lanzará en inglés, francés, italiano y alemán. El contrato se cerró hace un año pero las negociaciones con Andrew Wylie (El Chacal), agente de Bolaño, de cara a su publicación en español han sido tensas y se han prolongado durante meses.

Nada que tenga que ver con este autor resulta sencillo, seguramente porque Bolaño nunca se preocupó demasiado de la intendencia que rodea la obra de un escritor. Era un tipo campechano que fumaba entre plato y plato, capaz de reírse de sí mismo y de sacar partido, como buen novelista, a todo lo que se movía a su alrededor, como cuando presentó en Madrid Los detectives salvajes y cayó rendido ante el atractivo de Tita Cervera, sentada en la mesa de al lado del restaurante donde comía. Le encantaban los culebrones y los reality-show, y leía todo lo que publicaban los autores jóvenes. Salvo Los detectives salvajes y 2666, sus libros en España no han pasado de los 15.000 ejemplares.

¡Malditos huérfanos afortunados!

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Revista desechable Traspatio

A su derecha ya está el link de la Revista Desechable Traspatio, publicación poblana que ha tenido el mal gusto de publicarme en dos de sus números. Aún no han llegado mis ejemplares así que no les puedo decir que los colaboradores son especialistas en escribir textos decadentes llenos de muerte y destrucción y odio y rencor y sangre y pitos y putas y Bukowski y Celine y otras tantas aberraciones que le dan tanto miedo al hombre contemporáneo. Pero las veces que he tratado virtualmente con Raúl Picazo y Marisol Tapia me han tratado fantástico, espero sea una publicación que tenga muchos más números y no sufra la efímera suerte de las revistas literarias que suelen ser como llamaradas de petate o coito de quinceañero. Larga vida a la Traspatio.


—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Resumen de Xmatkuil 2010

A continuación, diré lo que vi en xmatkuil este año:

una mujer con cuerpo de uva (por redonda y morada) tocándole las nalgas a un señor vestido de ranchero, la peculiaridad no estuvo en que una mujer tome la iniciativa hacia un hombre, lo que me llamó la atención fue que el ranchero acusó a la mujer con su esposa y se desencadenó una pelea de gatas. Habían toros con las pelotas del tamaño del cráneo de un recién nacido y chivos que olían a lo que mi aliento los domingos por la mañana. Bandas musicales numerosas haciendo sonidos metálicos. Coreografías de pasito duranguense que emulan cortar el cesped sin dejar de saltar como un imbécil. Tazas con formas de teta y tetas con forma de taza. Recibí un bofetón porque intenté echar café en una teta con forma de taza, creyendo que era lo contrario. Trucos bromas y vaciladas: cojines pedorros, telescopios con pintura que se secan a la tercera usada, bombas apestosas que no huelen peor que mi tía la que se suicidó cuando la encontramos, trozos de mierda artificiales que se parecen a los que mi roomie guarda en su cuarto. Comida: panes de nata, gorditas y perros calientes baratos, salsa de habanero hiperpicantes que siempre recuerdo que existían hasta después de habérmela comido. Minifaldas pequeñas en maniquíes y minifaldas pequeñas en muchachas adolescentes no tan pequeñas que me la ponían grande. Litros y litros de cerveza. Un chou cursilísimo en el castillo de cocacola que ahora parece antro gay. Cartitas de agradecimiento al gobierno de estado. Policías con perros arrastrados por perros (el fenómeno metapoliciaco). Yucatecos pasivos que no se empujaban unos a otros salvo que fueran de fuera. Había también una mujer que anunciaba leche que promovía las quesadillas y malteadas elaboradas con leche fresca, estaba chaparriculitetona vestía de blanco, por un momento casi olvidé mi intolerancia a la lactosa. Xmatkuil ya tiene internet inalámbrico, repito, Xmatkuil ya tienen internet inalámbrico. Una pelea de Many el Pacman Pacquiao quien como siempre le partió la madre a quién sabe cuantos mexicanos antes del desayuno para no perder la forma y romperle la madre a algunos más. También vio otra pelea donde Many el Pacman Pacquiao hizo lo mismo. Más cerveza. Pero esta vez caliente. Nunca en ningún evento público había rechazado una cerveza, siempre están más frías que mis oportunidades de ligar en la noche, pero en esta ocasión yo estaba más sabroso que ese tarro desechable que quisieron servirme para hacerme sentir mejor. También habían travestis, muchos travestis, paseaban a sus perros. El niño de dos cabezas regresó este año también pero ya le llegó la pubertad, los gemelos acostados no pueden combatir contra las erecciones dispares… y algunas otras pendejadas más.

Ya no hay freaks, maldigo a derechos humanos por ello.
Este año tampoco pude ligarme a la mujer serpiente. Creo que ya es una cuestión personal, nunca debí esperarla a la salida y proponerle que nos fugáramos ella con su vestido de serpiente y yo con una maleta llena de ratas. Debí hacerle un poco de caso cuando la mujer serpiente me dijo “mira, chico, soy una mujer mayor, ya tengo cincuenta y siete años, no es que no me parezcas atractivo pero no eres lo que estoy buscando” y le ofrecí un ratón y no lo aceptó. Seguro por eso me sacaron de puesto de freaks.

No tiene nada de malo que un hombre se enamore de un freak. Todos nuestros gobernantes han sido casados. Nadie juzga a sus esposas o esposos. Aunque no suelen secuestrarlos y hacer un ritual para cortarle la cabeza. Pero era broma… en fin… debo recordar que la próxima vez que vaya a Xmatkuil, si me dejan pasar, no debo golpear a ningún policía para llevarme el carro de la mujer serpiente.

ADVERTENCIA para los yucatecos:
Otra cosa: si se les acerca un niño y alega que está perdido no lo toquen, es parte de una banda perversa de homosexuales fuereños y negros que quieren hacer que la gente deje de ir al carnaval, así que mandan al niño con ojos llorosos para que los borrachos lo lleven a la “cabina de sonido” el niño está recubierto con polvo de influenza porcina: es altamente contagioso. Y la “cabina de sonido” es un cuartito donde los homosexuales fuereños y negros golpean a la gente yucateca bien portada, la asaltan y le inyectan sida con una jeringa oxidada.
Son muy peligrosos, sus denuncias pueden hacerlas con la policía municipal todos los sábados ocho de noviembre de nueve de la mañana a once de la mañana.

Después de todo lo que sucedió, lo que menos quiero es ver un policía. Menos uno con perro. Menos un con perro, niño, mujer serpiente, paquete de tachas, quesadillas y banda de metales.

Es decir: lo mismo que todos los pinches años, pero cada vez más pinche feo y yo cada vez más viejo.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Robert Rodríguez & Chingón

No los había escuchado, pero valen la pena. Con madres.

Robert Rodríguez & Chingón. El Rey de los chingones.

Robert Rodríguez & Chingón. Bajo Sexto

—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto


Pimp my blog

Uno de los proyectos que tenía, era pimpear mi blog y dejarlo bonito, los códigos HTML han pasado de moda y esas cosas que dicen los programadores web. Dejaré un tema sencillo que no la arme de jamón en lo que se me ocurre qué ponerle. Por cierto, ayer la presentación del libro de Maik estuvo pocamadre, se vendieron muchos libros y hasta firmé autógrafos en un libro que no era mio.
—-
Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto