Vive, la pinche ciudad vive.

Debo admitir que en este momento hasta las tortugas que descanzan en el fondo del lecho oceánico en el corchito tienen más movimiento que yo, con una gripe de los mil carajos, una bola tras la oreja y una tos que es la envidia de las enfermedades de rintintin, cuando menos a él se le ven a todísima madre los collares de limones, mientras que a mi no me van, creo que es porque no hace juego con mis ojos. Bueno tal vez se deba también a que los limones rojos no se dan ni en la rusia comunista. Es un error creer que aquí en México saldrá alguna fruta “roja” que no sea una sandía y eso que es roja para hacer juego con los símbolos patrios. Por eso es tan acuosa y se echa a perder tan rápido, como la patria.
Pero no venía a quejarme de la patria, esos quejidos los dejo para ambientes menos públicos y menos suceptibles a la represión gubernamental.
Lo que venía a decir en esta ocasión está relacionado con un fenómeno muy interesante y que me tiene por demás emocionadísimo. Y es que un suceso de ésta magnitud debe mirarse con los ojos del puberto enamorado que encuentra a su chava desnuda y con un cartel que dice “¿Listo para la acción?”. Y es que la acción ya viene, espero, tal vez la tengamos a la puerta de la esquina. De hecho me atrevo a afirmar que el suceso de hoy será un hito, la historia de yucatán se dividirá en días antes del 3 de septiembre del 2007 y días después del 3 de septiembre de 2007. Y es que hoy fue un día D con hora H y demás cosas en lenguaje militar.
No encuentro otra manera para referirme a ésto. Estoy produciendo felicidad y alegría, como un payaso que brillas. Tanta hormona de la felicidad como flemas, mocos y mecos. Estoy congratulándome y regodeandome en mi (auto)complascencia y en el placer de los demás. Hoy el día ha cambiado de color el cielo yucateco. Por fin esta mierda de ciudad en la que vivimos, cuyo nombre (Puebloquieto) dice más que cien mil imágenes de Ivonne Ortega lanzando pelotas o Xavier Abreu llorando como el mariquita que es, por fin, pueblo quieto parece comenzar a moverse un pedazo de mierda aletargado que resultó ser un pejesapo violento, asqueroso y huevón.
¡Puebloquieto se mueve porque ya venden Faros!

Estamos a unos pequeños pasos para tener cerveza indio, lo que significa que probablemente ahora sólo tendré que emigrar al Defecópolis para comprar libros, piratería cultural y objetos para el terrorismo artístico.

Por ahora congratulémonos y digamos “achú” con el humo de un Suspiro esmeralda. Esperando a gastarme la cajetilla para llevarme a la boca unos Mañaneros, Furia Tropical, Morenaza de Fuego y los “Full flavor” que son nada más y nada menos que los clásicos Faritos de los que me enamoré cuando fui por primera vez al chilango y ya tenía edad para fumar.
Hasta pronto.*Por cierto, ésta semana sugiero con creces buscar algo sobre el Unplugged de Bon Jovi que transmitió el domingo VH1, creo que pocas experiencias han sido tan satisfactorias.
—-

Y eso es todo lo que tengo que decir al respecto

Anuncios

2 comentarios on “Vive, la pinche ciudad vive.”

  1. Ana Pel dice:

    A puebloquieto ha llegado el smog!

  2. Felicidades.Gran comparación lo de la sandía.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s